Qué comer en la comarca del Valle del Guadalhorce

 Tags: Naturaleza

La cultura de la huerta predomina en el Valle del Guadalhorce desde épocas ancestrales. De sus fértiles tierras proceden los productos frescos que sustentan su gastronomía, de profundas raíces rurales. Las berzas, la porra y las peculiares sopas de esta comarca de Málaga son algunos platos surgidos de esa tradición hortelana.

Sabores de la huerta

Álora es un municipio con un rico legado histórico, cuyo territorio se extiende hasta el Desfiladero de los Gaitanes. Cerca del cañón por el que discurre el río Guadalhorce podrás probar las sopas perotas, elaboradas con pan, tomate, cebolla, pimientos y varias especias.

La esencia del famoso plato campesino la aportan los productos de la huerta, también presentes en la sopa aplastá de Pizarra o los caldos poncima de Alhaurín de la Torre. Si visitas este último pueblo en Semana Santa, pide de postre arroz con castañas y miel.

Restaurantes, haciendas y ventas ofrecen suculentos menús para disfrutar de los sabores más auténticos del Valle Guadalhorce. Un recorrido culinario en el que no faltan las sopas ‘hervías’, el gazpacho o las patatas viudas a modo de estofado, pero sin carne.

Naranjas y almendras

Durante la época de floración, los naranjos impregnan con el olor a azahar buena parte de esta comarca de Málaga. Tan frecuentes son esos frutales en el paisaje del Valle del Guadalhorce que incluso el pueblo de Coín le dedica una jornada festiva a la naranja.

Los cítricos son además la base de platos como el mojete de Alhaurín el Grande o las sopas cachorreñas de Cártama, que se cocinan con bacalao, hortalizas y aceite de oliva. Para acompañar el almuerzo, nada mejor que los embutidos y chacinas de la zona.

Tras pasear a caballo por los parajes de Almogía o surcar en parapente el cielo del Valle de Abdalajís, una ración de migas, de porra o de chanfaina te ayudará a reponer fuerzas. Y si quieres hacerte con un dulce recuerdo, no olvides comprar rosquillas de higos secos y almendras, borrachuelos con batata o rocos de puerta horno. Son deliciosos.

Cualquier comida que se precie se acompaña del pan cateto hecho en horno de leña; un alimento tan recomendable en el Valle del Guadalhorce como las verduras, los cítricos o las frutas de temporada. Esta zona goza además de una repostería de influencia árabe, con exquisitos dulces elaborados con miel, almendra y aceite de oliva.
  

Comentarios

Deja un comentario en el siguiente formulario

Nuevo llamado a la acción

Últimos posts

Busca en nuestro blog