Curiosidades sobre El Sitio de los Dólmenes de Antequera

 Tags: Cultura

¿Tienes pensado visitar Antequera? Tanto si has estado, como si estás planeando ir, no deberías perderte un rincón muy especial. Un auténtico viaje a la Prehistoria en el que tendrás sensaciones parecidas a lo que debieron sentir nuestros antepasados hace 6.000 años. Se trata de El Sitio Dólmenes de Antequera,  un bien cultural  integrado por tres monumentos culturales (Dolmen de Menga, Dolmen de Viera y Tholos de El Romeral) y dos monumentos naturales (La Peña de los Enamorados y El Torcal), declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2016.

 

 

El dolmen de Menga, el más grande de Europa

El dolmen de Menga es el conjunto megalítico más grande de Europa. Piedras de hasta 180 toneladas tapan un pasillo que acaba en una cámara sepulcral, ya que se trata de un inmenso panteón funerario. El dolmen se cubrió de tierra, formando una montaña artificial de 50 metros de diámetro, superando al famoso Stonehenge.

 Una orientación mágica

La inmensa mayoría de los dólmenes están orientados al sol. Es el caso del dolmen de Viera, orientado al sureste, donde luz del sol entra hasta el fondo de la cámara mortuoria los días de los dos equinoccios, cuando el sol está sobre el ecuador terrestre.

Menga y Romeral tienen orientaciones únicas, no miran al sol, miran a lugares que fascinaban a sus constructores. La entrada del dolmen de Menga apunta a la Peña de los Enamorados, una montaña con un perfil antropomórfico si miras únicamente desde Archidona y desde la colina de los dólmenes de Antequera. El tholos de El Romeral, orientado hacia el oeste, mira al punto más alto de macizo kárstico de la Sierra de El Torcal, un lugar que las comunidades de la zona consideraban mágico.

 

 Menga, único dolmen con un pozo

Menga es también el único dolmen que cuenta con un pozo, cuya construcción sigue siendo un misterio. Descubierto en 2005 por unas escrituras de un arqueólogo del siglo XIX, tiene la misma profundidad que la cámara mortuoria.

 

Un trabajo de cientos de personas

El movimiento de las enormes piedras fue un trabajo titánico de varios años. Según expertos se vieron involucradas cientos de personas, perfectamente sincronizadas utilizando la última tecnología de la época. Al no conocer el metal, para cortar las piedras utilizaban agua hirviendo y cuñas de madera. Para transportar las piedras utilizaban troncos de madera, que utilizaban también para levantarlas a través de un sistema de palancas y poleas.

 

 

   

Comentarios

Deja un comentario en el siguiente formulario

Toda la Costa del Sol
en tu correo

Déjanos tu email y recibe contenidos exclusivos y magníficas promociones sobre Costa del Sol – Málaga.

New Call-to-action
Nuevo llamado a la acción

Últimos posts

Busca en
nuestro blog

Paradores de turismo